Callos a la madrileña

Callos a la madrileña

Los callos a la madrileña es un plato típico madrileño que se consume en invierno. Se prepara con tripas de vaca que ofrecen las carnicerías o actualmente en cualquier supermercado. Los callos se cocinan guisados y están formados por trozos del estómago de la vaca o el carnero.

Se sirve en una cacerola de barro y se acompaña de un buen vino tinto y una barra de pan. Están formados por rodajas de chorizo, morcilla y también jamón entrevenado. Es un plato de la gastronomía de Madrid y actualmente se cocina en cualquier región de España. Es un plato bajo en el coste de sus ingredientes y se considera barato.

Historia de los callos a la madrileña

El plato nació en tabernas de Madrid en el siglo XIX y en la gastronomía se desconoce el origen del plato. Actualmente es un plato típico de muchos bares y restaurantes en España. Lo ideal es que sean de ternera y se cocinan lentamente con el caldo de la carne con pimentón.

Ingredientes de los callos a la madrileña

  • 1 kilo de callos de ternera.
  • Chorizo asturiano.
  • Morcilla que sea de cebolla.
  • 150 gramos de panceta.
  • Especies para callos.
  • 2 Dientes de ajo.
  • 50 ml de salsa de tomate.

¿Cómo se hacen los callos a la madrileña?

  1. Primero limpiaremos bien los callos y los trocearemos a cuadrados. Seguidamente limpios, los pondremos a cocer con una hoja de laurel y pondremos un poco de sal. Poner también la panceta o la carne de jamón, lacón y las especiales para callos.
  2. Entonces lo dejaremos que se hagan en una cacerola durante unas 4 horas. Si tenemos una olla rápida en 45 minutos aproximadamente los tendremos.
  3. Cuando estén cocinados, los escurriremos y el agua de la cocción la reservaremos que está será espesa y cargada de gelatina.
  4. Ahora cuando falte una hora para que termine la cocción, pondremos el chorizo junto a la morcilla, que la habremos semicocido aparte. Cuando lo pongamos lo dejaremos que se termine de cocinar junto a los demás ingredientes.
  5. Es entonces cuando nos pondremos a preparar una salsa con los dos dientes de ajo y cebolla muy picada y lo pocharemos, poner también la guindilla para conseguir que los callos tengan un punto de picante.
  6. Después pondremos una cucharada de salsa de tomate, los callos y el chorizo y la morcilla troceados. Lentamente iremos poniendo el caldo de la cocción.
  7. Finalmente lo dejaremos hervir durante 20 minutos aproximadamente o hasta que veamos que coge una cremosidad la textura sea la que queremos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies